../ Funda epékeina

HISTORIAS EPEKEINA

Anyi González
Una Epékeina de Corazón y Acción

La historia de Anyi González en Funda Epékeina comenzó hace 8 años y, con el tiempo, sus tareas y crecimiento personal han evolucionado. Confiesa que le encanta tener contacto con los niños porque de ellos obtiene un aprendizaje infinito.

Destaca que por cosas del destino, su tía, quien para el momento colaboraba con el Padre Honegger Molina en los quehaceres de la Iglesia El Salvador - de Las Acacias, la invitó a participar en un desayuno sabatino. En su primera experiencia sirvió la comida a los pequeños y al observar el desarrollo de las actividades siguientes se quedó enamorada y atada a esta hermosa causa.

Con risas y un poco de pena reseña que al inicio de su labor en Funda Epékeina las vecinas le preguntaban que si se estaba preparando para convertirse en religiosa, comentario que nunca olvidó pues su respuesta fue “para ayudar al prójimo no es necesario disponer de hábitos”.

Desde ese momento se fue involucrando cada vez más en las jornadas. Actualmente brinda apoyo a los jóvenes que tienen como responsabilidad de fungir de guías. También participa en el plan vacacional “Campamento Epékeinando”, con mucha dedicación para obsequiarles a todos los niños momentos de alegría y gratitud.

“Me he quedado apoyando en el transcurrir de estos años porque es una experiencia que no tiene precio. La entrega que ofrecemos además de la retribución que nos obsequian los niños es algo indescriptible. Sus sonrisas y enseñanzas son mi mejor tesoro”, expresa con mucha firmeza.

Esta joven caraqueña destaca el aprendizaje que ha obtenido en el manejo de la tolerancia y la paciencia. “Yo era una persona muy impaciente y el estar dentro de Funda Epékeina me ha ayudado a trabajar y superar este defecto, para ahora convertirlo en una virtud”, dijo.

Esta enseñanza la ha ayudado a mejorar su desempeño en el cuidado de niños, tarea que realiza para ganarse la vida. Con 25 años y el deseo de superación, recientemente retomó sus estudios de bachillerato y comenzó a participar en las actividades de Red Joven Venezuela, programa en el que busca consolidar su crecimiento personal e intelectual.

Cuenta que tres sobrinos y un hermano son beneficiaros de la Fundación, razones adicionales por la cual asegura que continuará de la mano y trayectoria que emprenda Epékeina.